Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Imaginar la Ciencia

abr. 21
CIENCIA CONTRA EL CRIMEN

                                      

Ya desde los comienzos de la novela policiaca, los escritores intentaron dar todo el rigor posible a la resolución de los casos e imaginar detectives carismáticos. El que es considerado uno de los fundadores del género, Edgar Allan Poe, demuestra en sus relatos  estar al día de la ciencia de su época. En su conocido relato "El doble asesinato de la calle Morgue" (primero de La trilogía Dupin) intenta justificar el método del detective Dupin: "La facultad de resolución se ve  posiblemente muy vigorizada por el estudio de las matemáticas, y en especial por su rama más alta, que injustamente y tan solo a causa de sus operaciones retrógradas, se denomina análisis".  De hecho, en los tres relatos se insiste en la importancia de aplicar la ciencia frente a  las intuiciones de la siempre bienintencionada pero torpe policía.  Este enfrentamiento entre policía pelín incompetente y detectives sagaces  fue muy habitual en el género y muy relevante en las novelas de Arthur Conan Doyle y Agatha Christie.


trilogiadupin.jpeg




La importancia de esta trilogía es fundamental por su carácter pionero y porque fue la inspiración de unos de los detectives más famosos de la historia: Sherlock Holmes.






Es en  Estudio en escarlata donde se conocen Watson y Holmes, y donde se nos presenta a Sherlock Holmes  en estos términos: "Un tipo que está trabajando en el laboratorio de química, en el hospital (…) Se trata de un hombre de ideas un tanto peculiares..., un entusiasta de algunas ramas de la ciencia. Holmes posee un carácter demasiado científico para mi gusto..., un carácter que raya en la frigidez. Me lo figuro ofreciendo a un amigo un pellizco del último alcaloide vegetal, no con malicia, entiéndame, sino por la pura curiosidad de investigar a la menuda sus efectos."

http://www.ataun.net/bibliotecagratuita/Cl%C3%A1sicos%20en%20Espa%C3%B1ol/Arthur%20Conan%20Doyle/Estudio%20en%20escarlata.pdf

 

  La primera vez que aparece ante el lector es gritando: "¡Ya lo tengo! ¡Ya lo tengo! gritó a mi acompañante mientras corría hacia nosotros con un tubo de ensayo en la mano––. He hallado un reactivo que precipita con la hemoglobina y solamente con ella. (…)  De ser mi hallazgo más temprano, muchas gentes que ahora pasean por la calle hubieran pagado tiempo atrás las penas a que sus crímenes les hacen acreedoras. "

 

En el artículo Sherlock Holmes: ¿cuán científico era su método de investigación?, de Katia Silveira se cuentan cantidad de curiosidades sobre los métodos de este detective. Para  hallar la  solución de  los crímenes, Sherlock Holmes utiliza tres elementos: las huellas, holmes1.jpgel desciframiento de códigos y el análisis de escritura. El análisis de huellas fue usado por la Scotland Yard en 1901, mientras que el primer libro de Holmes en nombrarlas se escribió en 1890. El uso de perros para la investigación también es una innovación suya, haciendo que los canes olieran el camino y descubrieran la ubicación de determinadas personas. Incluso las cartas mecanografiadas eran analizadas por este investigador, mientras que el análisis de documentos recién se utilizó en 1933 por el FBI, o sea, 40 años después que Sherlock.

http://www.vix.com/es/btg/curiosidades/6247/sherlock-holmes-cuan-cientifico-era-su-metodo-de-investigacion

 


A medida que la ciencia avanza los protagonistas y sus métodos para resolver casos también. En la novela actual, la policía científica y la ciencia forense son el apoyo fundamental para las investigaciones y la búsqueda y comprobación de huellas e indicios.  "No volveremos a tener un Sherlock o un Poirot porque se verían superados por los avances tecnológicos –explica Camarasa–. Ya no hay crímenes como los que resolvía Sherlock. El delito cambia, igual que sus protagonistas y las formas. Lo que deducían, ahora se solucionaría con un simple análisis de ADN" (http://www.lavanguardia.com/estilos-de-vida/20140319/54403235169/detectives-de-libro-la-nueva-generacion.html)


 

llacienciaenlasombra.jpegEfectivamente, la ciencia forense es la que ha dado un giro a la investigación criminal. No son los detectives, ni los policías los que con sus conocimientos científicos llegan a conclusiones brillantes y a solucionar casos. En el libro La ciencia en la sombra: los crímenes más célebres de la historia, las series y el cine a la luz de la ciencia forense se hace un repaso por la última década de ficción policíaca y criminal, resaltando la importancia de los científicos forenses como personas fundamentales en toda investigación seria. En series como CSI, El mentalista, Bones  no son tan importantes los protagonistas  como el uso de la ciencia que vemos en ellas: los métodos matemáticos en el caso de El mentalista o el análisis de huesos en Bones, por ejemplo.

 



La novela negra, de espías, policiaca o etiquetada con cualquier otro nombre está llena de personajes inolvidables: los sagaces protagonistas de Ágatha Christie (Hércules Poirot, Miss Jane Marple), los protagonistas de las novelas de Frederick Forsyth, John  le Carré, Graham Greene, el canalla Tom Ripley de Patricia Highsmith, el detective Marlowe de Raymond Chandler, nuestro Pepe Carvalho de Vázquez Montalbán, el divertido "detective" de las novelas de Eduardo Mendoza o los más modernos Walander de Henning Mankell, Kostas Jaritos de Márkaris, Montalbano de Camillieri  y un largo etcétera que no podemos olvidar ni obviar pero de los que no hemos hablado porque no aportan el toque científico que damos a las entradas de este blog.


                                 novelanegra2.png


 

 ‭(oculto)‬ Herramientas del blog

Inicio de sesión